Françoise-Claire Prodhon

  • 8 de diciembre de 2016
    Par Françoise-Claire Prodhon
    PARIS COSMOPOLITE <BR />MÉTIERS D'ART 2016/17 SHOW

    PARIS COSMOPOLITE
    MÉTIERS D'ART 2016/17 SHOW

    The Ritz Paris is where Karl Lagerfeld has chosen to showcase Paris Cosmopolite, the Métiers d'art 2016/17 collection. In the legendary five-star hotel Gabrielle Chanel herself called home, selected guests were invited at lunchtime, teatime or in the evening to attend a show in a "Café Society" setting, showcasing a collection of Parisian chic in Chanel's customary palette of cream, white, navy, and black, with a range of golds and the occasional splash of bold red. Lily‑Rose Depp opened the show, followed by several of Chanel's brand ambassadors and some twenty stars chosen to embody the spirit of a hotel familiar to the world's most elegant women.

    The models, coiffed with delicate tiny veils or rose crowns and shod in oxfords with black or white patent leather heels or suede patchwork thigh-length boots, presented some seventy designs that perfectly encapsulate the refinement and savoir-faire of the Métiers d'art studios.

    For daywear, the models showed off tweed suits with jackets fitted at the waist and decorated with braid, beadwork, roses, and embroidery. The season's skirts are pencil or wraparound, with the occasional pair of capri pants; the jackets are spencers worn over tunics or boleros over long gowns, in a modern twist on the iconic suit. Trouser suits, tuxedos in tweed or gold sequins, long coats with bias-cut skirts and broad collars, capes, and quilted jackets are presented in a range of tweed, denim, felt, cashmere, and marabou. Knitwear is everywhere, with precious embroidered sweaters, long gilets, never-ending scarves and hats warming up daywear and eveningwear alike.

    The night is set to be flamboyant, in tulle, plumetis, and organza; long gowns, sheath dresses, swirling skirts and trouser suits are ornamented with embroidery, satin or velvet bows, crystal mesh, ostrich feathers, and marabou. Embroidered bags and cascading beadwork are occasional sumptuous adornments for the elegant women who are the embodiment of modern Parisian chic.

    Françoise Claire Prodhon

    © Anne Combaz

  • 7 de octubre de 2015
    Par Françoise-Claire Prodhon
    CHANEL AIRLINES
<BR />COLECCIÓN PRÊT-À-PORTER PV 2016

    CHANEL AIRLINES
    COLECCIÓN PRÊT-À-PORTER PV 2016

    Son las 10h30 de la mañana, Terminal 2C, Puerta nº5, del Aeropuerto París-Cambon: bajo el techo de vidrio del Grand Palais, la Colección Prêt-à-Porter Primavera-Verano 2016 de Chanel desfila a lo largo de los mostradores de facturación. Pasajeros y azafatas de la línea aérea Chanel Airlines exhiben alrededor de 99 looks.

    Karl Lagerfeld ha imaginado un vestidor ultra-femenino que une comodidad y elegancia con accesorios chic y funcionales en una paleta con múltiples tonos: azules, (desde el azul cielo al azul noche), blanco, rojo, gris metalizado, negro, además de estampados. Tweed, denim, piel, encaje,  guipur, seda y otomán, visten siluetas acompañados de líneas rectas, o faldas amplias sobre pantalones fluidos. La chaqueta icónica de Chanel es reinterpretada como un boceto, sin cuello, ni bolsillos, ni galones, ni botones: “la chaqueta en estado puro” continúa siendo inmediatamente identificable.

    Karl Lagerfeld juega con los códigos del cielo en tejidos de punto o seda adornados con estampados de paneles de información, flechas, y con motivos de aviones. Peinadas con una coleta doble, calzadas con unas sandalias con plataforma luminosa o con botines abiertos en piel color plata y plástico transparente, estas viajeras hacen gala del nuevo trolley «Coco Case».

    Para la noche, faldas y pantalones anchos con camisetas de tirantes o chaquetas bordadas de plata inspiradas en la cabina de un avión, con lazos de gros grain.

    Françoise-Claire Prodhon

  • 9 de julio de 2015
    Par Françoise-Claire Prodhon
    LA NOVIA <BR />ALTA COSTURA OTOÑO-INVIERNO 2015/16

    LA NOVIA
    ALTA COSTURA OTOÑO-INVIERNO 2015/16

    Para el look que cerraba la Colección de Alta Costura Otoño-Invierno 2015/16, Karl Lagerfeld tenía una sorpresa bajo la manga: una novia en esmoquin. Presentó a Kendall Jenner en un traje de novia blanco de raso. Fue una novia muy poco convencional, su look jugaba sutilmente con los códigos masculino-femeninos, con su chaqueta cruzada de hombros anchos, hombreras deportivas, cuatro bolsillos, dos filas de botones y una camelia hilvanada en su solapa, conjuntada con un pantalón ligeramente acampanado.

    Acentuando las líneas gráficas pero relajadas del esmoquin se encontraban los botines con tiras y tacón geométrico, calzado usado en toda la colección en negro y marfil. El único enlace con la tradición llegó en forma de velo largo de tul bordado, que fluía de los hombros para formar una peculiar cola, dando un toque femenino a la silueta.


    Françoise-Claire Prodhon

    © Benoit Peverelli

  • 9 de julio de 2015
    Par Françoise-Claire Prodhon
    ALTA COSTURA OTOÑO-INVIERNO 2015/16

    ALTA COSTURA OTOÑO-INVIERNO 2015/16

    Un casino de inspiración Art Deco construido desde cero en la sala principal del Grand Palais, sentó las bases para la Colección de Alta Costura Otoño-Invierno 2015/16, repleto de máquinas tragaperras, una ruleta y mesas de blackjack atendidas por croupiers. Dispersos a través de este elegante casino ¨Cercle Privé¨ había una selección de invitados cuidadosamente elegidos, con Karl Lagerfeld que añadió emoción invitando a los amigos VIP de la Maison (unos 20 en total) a sentarse en las mesas del centro del casino. Kristen Stewart liderando el camino, seguida por Julianne Moore, Geraldine Chaplin, Isabelle Huppert, Rita Ora, Stella Tennant, Lara Stone y Lily Collins. Se unió a ellas Vanessa Paradis acompañada de su hija Lily-Rose Depp, Alice Dellal y Violette d'Urso.
    Vestidas de Chanel y luciendo exquisitas creaciones de platino y diamantes de la reedición de la única Colección de Alta Joyería creada por Gabrielle Chanel en 1932 ¨Bijoux de Diamants¨, eran el epítome de la elegancia mientras adoptaban el espíritu de juego. Siempre perfeccionista, Chanel asegura que ningún detalle se escapa en este espacio de juego efímero: las máquinas tragaperras lucen referencias a 31 Rue Cambon, camelias y los números fetiche de Mademoiselle Chanel (el número 5 en particular); las dobles “C” entrelazadas se presentaban intercaladas con los motivos de las barajas de las cartas para formar un monograma en la geométrica alfombra gris y beige.
    Si el ambiente elegante y acogedor del casino “Cercle Privé” de Chanel parecía estar suspendido en el tiempo, los 67 looks revelados por los modelos que desfilaban entre los jugadores, eran sin lugar a dudas de la era actual.
    Karl Lagerfeld demuestra una vez más adelantarse a su tiempo al combinar las nuevas tecnologías con el saber hacer tradicional de la Alta Costura. El icónico traje de la Maison se presenta reinterpretado en lujosa versión 3D, mostrando la técnica de ¨ Sinterizado selectivo por láser¨. Pintado, moldeado, forrado en satén, o bordeado con cuero, sienta las bases para el futuro de la Alta Costura, sin espacio para la nostalgia. Desde siluetas arquitectónicas y gráficas salpicadas con detalles masculinos para el día, a lujosos looks con líneas asimétricas, telas fluidas y una paleta de sofisticados colores para por la noche, la Colección de Alta Costura Otoño-Invierno 2015/2016 engloba toda la fuerza creativa ilimitada de Chanel.

    Françoise-Claire Prodhon

  • 12 de marzo de 2015
    Par Françoise-Claire Prodhon
    LA COLECCIÓN FRANCESA

    LA COLECCIÓN FRANCESA

    La Colección Prêt-à-Porter Otoño-Invierno 2015/16 se presentó en un ambiente que recrea un bistró diseñado por Karl Lagerfeld al que llamó la "Brasserie Gabrielle." Esta "brasserie" de proporciones épicas, institución que ha encarnado a largo del tiempo el estilo de vida parisino, fue construido en el interior del Grand Palais y transmitió a la perfección el espíritu de la colección.

    Utilizando vocabulario que su creador considera "muy francés", esta "Colección Francesa" reinterpreta el armario de una "burguesía" moderna, una mujer que destila chic parisino y cultura cosmopolita, que podría adornar las calles de cualquier ciudad importante del mundo. La "nueva burguesía", apodada así por Karl Lagerfeld, se conjunta del día a la noche con zapatos en beige y negro abiertos por el talón con tacón cuadrado. Esta es la primera vez desde que el diseñador llegó a Chanel que ha utilizado este zapato icónico, del que ha modernizado sus proporciones. Los 97 conjuntos de la Colección llevaban estos zapatos bicolor, que hacen que las piernas se vean más delgadas y confieren confianza a la mujer.

    Las siluetas iban desde las más femeninas a algunas más andróginas, en colores como el azul marino, gris o burdeos y en estampados como el tartán o la pata de gallo. El hilo conductor de la colección fue el emblemático tweed de Chanel, que fue reinventado en forma de vestidos-abrigo con cremallera o preciosamente abotonados con ribetes trenzados de lana. También se manifestaba en faldas lápiz con corte justo debajo de la rodilla o en la pantorrilla, elegantes trajes de chaqueta y largos abrigos de lana, chaquetas "à Berthe" o con grandes collares, y en faldas fluidas. Las siluetas sutilmente acampanadas, se ajustaban a la cintura con un delgado cinturón. Urbano y confortable, las elegantes modelos lucían cazadoras bomber cuya parte delantera recordaba a las chaquetas Chanel, faldas de traje o abrigos acolchados y parkas bordadas elevadas a la categoría de abrigos de noche. El punto estaba omnipresente tanto en estilismos deportivos como sofisticados, con jerseys de jacquard estampados que combinaban con faldas de tweed, jerseys anchos con el hombro al aire, elegantes vestidos bicolor de línea A y vestidos largos de noche.

    Siluetas muy llamativas y andróginas desfilaban con abrigos cortos de cuello caja que revelaban camisetas blancas y petos, así como largos delantales de grosgrain atados despreocupadamente a la cintura. Estos delantales seductores a la par que informales se combinaron con pantalones vaqueros, pantalones de cuero de corte estrecho o vestidos de tweed con un estilo de nuevo traje de tres piezas. Para la noche, los conjuntos eran elegantes y vibrantes, incluyendo vestidos negros de gasa, un traje de dos piezas con efecto trampantojo con una pajarita y brillantes detalles inspirados en las servilletas dobladas de una "brasserie", efectos creados con capas y transparencias, faldas y vestidos de encaje y espectaculares faldas pintadas con plumas a juego con cardigans de lana que revelaban maxi mangas también con plumas.

    Françoise Claire Prodhon

    Foto por Olivier Saillant

  • 29 de enero de 2015
    Par Françoise-Claire Prodhon
    EL VESTIDO DE NOVIA <BR />DESFILE ALTA COSTURA PRIMAVERA-VERANO

    EL VESTIDO DE NOVIA
    DESFILE ALTA COSTURA PRIMAVERA-VERANO

    Romántico y moderno, así es el exquisito vestido de novia que Karl Lagerfeld ha diseñado para cerrar el desfile de la Colección Alta Costura Primavera-Verano 2015. Este vestido de cuento de hadas inspirado en la flora, fue creado en los ateliers Lemarié. Una docena de personas estuvieron ensamblando durante un mes más de 3000 componentes.

    El vestido con top de manga corta, enteramente bordado con sequies, se va acampanando a lo largo de la cola simulando una cama de flores. Apenas coloreado con pequeños estallidos de un delicado rosa, este sutil collage de pétalos inmaculados revelan una composición que mezcla gasa, organza, rizos de plástico blanco iridiscente, brillantes y perlas. En lugar del tradicional velo blanco, Karl Lagerfeld usa un sombrero de ala ancha cubierto con una nube de tul.

    Françoise-Claire Prodhon

    Foto por Olivier Saillant

  • 28 de enero de 2015
    Par Françoise-Claire Prodhon
    EL DESFILE ALTA COSTURA PRIMAVERA-VERANO 2015 POR FRANÇOISE-CLAIRE PRODHON

    EL DESFILE ALTA COSTURA PRIMAVERA-VERANO 2015 POR FRANÇOISE-CLAIRE PRODHON

    Chanel presentó la Colección Alta Costura Primavera-Verano 2015 en un jardín botánico cubierto circular erigido bajo la cúpula del Grand Palais. A la apertura del desfile, un jardín tropical comienza a florecer con flores de papel que revelan la magia de una vegetación exuberante y multicolor.

    Es una colección que Karl Lagerfeld ha diseñado utilizando una suntuosa paleta de colores frescos y vibrantes, inspirados por un extraordinario y espléndido jardín. Los primeros conjuntos en desfilar sientan las bases de lo que está por venir: naranja brillante, azul eléctrico, amarillo polen y el rosa fuerte marcan el estilo moderno de las siluetas de la colección, que se conjunta con botas de cuero negro estilo calcetín y sombreros de ala ancha de gran tamaño con velo de tul negro. Chaquetas cortas de tweed de manga larga o tres cuartos casan con faldas de talle bajo que enseñan el ombligo de las modelos. Estas faldas, ya sean cortas y acampanadas, entalladas y rectas o fluidas y con vuelo, están adornadas con cinturones finos cuya inusual longitud acompañaba el movimiento de las prendas para darles el toque final. El blanco y el negro, los colores emblemáticos de Chanel, se muestran en forma de elegantes y gráficos trajes. Una viva y ligera gasa de seda se utiliza para crear un sutil juego de capas y transparencias, que fue magistralmente exhibida en largos abrigos con cinturón sobre conjuntos tono sobre tono y vestidos en negro, rosa y rojo brillante. Bordados, pliegues origami, gasas trenzadas y con flecos, perlas, sequíes, efectos materiales y delicados motivos transmiten la experiencia de los ateliers. Los innumerables motivos florales que hacen hincapié en la temática de la colección encantan la noche con su magnificencia.

    Ramos de organza, cuero, tul, Rhodoid y perlas floreciendo de las faldas, chaquetas y mangas, así como adornando mitones de gasa, y elegantes sombreros de punto están salpicados con una gran variedad de preciosas flores. Poética y moderna, las mujeres de las flores Chanel encarnan un jardín legendario en el que la Alta Costura rima con perfección.

    Françoise-Claire Prodhon

  • 9 de diciembre de 2014
    Par Françoise-Claire Prodhon
    DESFILE MÉTIERS D'ART PARIS-SALZBURG <BR />POR FRANÇOISE-CLAIRE PRODHON

    DESFILE MÉTIERS D'ART PARIS-SALZBURG
    POR FRANÇOISE-CLAIRE PRODHON

    Chanel presenta la Colección Métiers d’Art Paris-Salzburg 2015 en un magnífico escenario rococó en el Castillo Leopoldskron. El espectáculo se inspiró en la historia de Austria, el de la emperatriz Elisabeth " Sissi ", que fue admirada en su época por su elegancia y belleza, así como por sus atuendos tradicionales, como el Lederhosen y el Dirndl a los cuales Karl Lagerfeld ha insuflado de un lujo moderno con una elegante y deportiva paleta de colores. La pieza insignia de la colección es la chaqueta de cuatro bolsillos inspirada en la prenda que Gabrielle Chanel contempló en los ascensoristas del hotel Mittersill durante sus estancias en Austria. Esto inspiró las siluetas de la colección, chaquetas cuadradas conjuntadas con pantalones de corte ancho que presentan rayas de esmoquin contrastadas, recordándonos a los looks estructurados de los uniformes. .

    Chaquetas acampanadas, capas y abrigos extra-largos revelan un pliegue en la parte trasera que recuerda al abrigo tradicional de loden, mientras que sus ribetes de cuero, con bordados de oro, plumas y apliques de flores evocan la época del Imperio Austrohúngaro. Los tejidos de punto se enfatizan con flores alpinas mientras que los famosos lederhosen se combinan con pantalones bombachos de cuero y se reinventan como bolsos. Una rica paleta presenta colores emblemáticos como el blanco, rojo, azul marino y negro realzados con tonos como el verde bosque, verde caqui, gris perla y marrón. Sofisticada a la vez que deportiva, la colección fue intencionalmente contemporánea. Karl Lagerfeld explora el estilo austriaco, mostrando su refinamiento a través del savoir-fairede los talleres de Chanel. Bordados, plumas y pliegues se hacen a mano con una delicadeza minuciosa para dotar a esta colección de un halo romántico. Tweed, cuero y cachemira emparejados con loden y fieltro, estos materiales mezclados a su vez con satén, falla, tafetán y encaje dan a la colección una atmósfera fresca y juvenil.

    Los modelos caminaban en mocasines decorados con edelweiss, zuecos atados con tiras a los tobillos y botas altas con cordones, mientras que sus cabezas estaban adornadas con sombreros de plumas y orejeras estilo auricular que simulan las trenzas en espiral de Heidi. La colección de joyas recrea todo tipo de cosas de los Alpes, el telesilla, el reloj de cuco y motivos edelweiss. Siluetas en blanco y negro a menudo adornadas con bordados de flores dominan los looks de noche de la Colección. Corpiños, lechuguillas y pliegues suavizan los estructurados vestidos, que se rematan con botas estampadas para un estilo atrevido.

    Françoise Claire Prodhon

    Foto por Benoit Peverelli

  • 3 de diciembre de 2014
    Par Françoise-Claire Prodhon
    LA CHAQUETA CHANEL <BR />POR FRANÇOISE-CLAIRE PRODHON

    LA CHAQUETA CHANEL
    POR FRANÇOISE-CLAIRE PRODHON

    La historia de la chaqueta Chanel comienza con la invención del traje a comienzos de los años 50. Esta prenda moderna, cómoda, que combina elementos masculinos y femeninos, fue la respuesta de Gabrielle Chanel al estilo de la década de 1950, que ella consideraba demasiado restrictivo y que no se adaptaba a la vida de las mujeres.
    "El traje Chanel está creado para una mujer que se mueve", dijo Gabrielle Chanel, y agregó: "Realmente me preocupo por las mujeres, quiero vestirlas con ropa que les haga sentir a gusto, ropa que puedan usar para conducir un coche, pero que también resalte su feminidad." Fue un éxito inmediato, y el traje junto con su chaqueta se convirtieron en elementos esenciales en los armarios de las mujeres, como sinónimo de libertad y de elegancia casual.
    La chaqueta, conjuntada con una falda cruzada, es un look único, que se inspira en las chaquetas tradicionales de los hombres austriacos. Esta chaqueta en tweed, uno de los tejidos insignia de Mademoiselle Chanel, fue diseñada como una segunda piel: recta, estructurada, con un cierre de lado a lado y sin hombreras o rígidas entretelas.

    Para conciliar flexibilidad y resistencia, la parte frontal de la chaqueta está cortada al hilo, sin pinzas en el pecho. La parte posterior se corta de la misma manera, sólo separadas por una costura central. Paneles laterales verticales unen la parte delantera con la trasera. La manga, cortada al hilo, se une al cuerpo en la parte superior del hombro. Es ligeramente angulosa con pinzas en el codo para seguir la forma del brazo y facilitar el movimiento y la comodidad. Para asegurar esta perfecta libertad de movimientos, Mademoiselle Chanel tomaba medidas de sus clientes con los brazos cruzados y las manos apoyadas en sus hombros. El forro de seda de la chaqueta se corta siguiendo los mismos criterios que garantizan comodidad. Una delicada cadena cosida en la parte inferior de la chaqueta asegura que cae impecablemente. El aspecto gráfico se acentúa con el ribete trenzado (de grosgrain, de punto, etc.) que delinea los contornos de la chaqueta, los bordes de los bolsillos y los puños. Los bolsillos se colocan para que sea más fácil deslizar las manos en ellos. La chaqueta se remata con botones que parecen joyas estampadas con motivos como la cabeza de un león (Leo era el signo astrológico de Mademoiselle Chanel), manojos de trigo, camelias o el logo de la doble C.

    Reinventada cada temporada, la chaqueta se ha convertido en un elemento icónico del estilo Chanel. "De hecho, la chaqueta Chanel está inspirada en la chaqueta tradicional de los hombres austriacos. Coco Chanel inventó un tipo de prenda que no existía con esa forma, y supone un logro indiscutible. Es uno de los símbolos que define el estilo Chanel." Como ha dicho Karl Lagerfeld, "en el mundo de la moda, algunas prendas nunca pasan de moda: los pantalones vaqueros, una camisa blanca y la chaqueta Chanel".

    Françoise Claire Prodhon

    Foto por Benoit Peverelli

     

  • 1 de diciembre de 2014
    Par Françoise-Claire Prodhon
    CHANEL Y AUSTRIA <BR />POR FRANÇOISE-CLAIRE PRODHON

    CHANEL Y AUSTRIA
    POR FRANÇOISE-CLAIRE PRODHON

    Austria cautivó a Gabrielle Chanel con su encanto, su ambiente y su paisaje montañoso. Ella amaba la naturaleza, el deporte y las actividades al aire libre tanto como los eventos culturales y de la alta sociedad: Austria le ofrecía todo esto. En una carta a Jean Cocteau el 16 de julio de 1922 escribió: "Tzara está en el Tirol y parece que se encuentra mejor y es feliz, tal vez vaya allí también". Como muchos artistas de la época, Tristan Tzara estuvo allí con Max Ernst y Paul Eluard, otros miembros del movimiento Dada.
    Desde mediados del siglo XIX, Salzburgo y el Tirol austríaco se habían convertido en destinos muy deseables. Esta popularidad se confirmó en 1920, cuando el director Max Reinhardt, el compositor Richard Strauss y el autor Hugo von Hofmannsthal crearon el Festival de Salzburgo, un festival anual de ópera de verano que atraía a un público culto y elegante.

    A principios de los años 30 a Gabrielle Chanel le encantaba visitar la famosa estación de esquí de Saint Moritz, y fue allí donde conoció al Barón Hubert von Pantz, un apuesto aristócrata austriaco. Elegante y cortés, tenía todas las cualidades para cautivar a Gabrielle Chanel, con quien tuvo un romance de dos años. En estos primeros años de la década de 1930, él compró el Schloss Mittersill, un castillo que transformó en un prestigioso hotel de lujo.

    El Schloss Mittersill fue un éxito inmediato y en 1936, la edición americana de la revista Vogue se refirió a el como: "el sitio del que más se habla en Austria". Con sus valores morales y sus modales exquisitos, Hubert von Pantz atrajo invitados de la elite de la sociedad, incluyendo el Duque de Gramont y la Marquesa de Polignac; pero también a artistas como Marlene Dietrich, Douglas Fairbanks y Cole Porter, todos cautivados por el ambiente refinado del hotel, así como su carácter tradicional. Ofrecía muchas actividades, que iban desde el golf a escaladas en los glaciares, así como ir de compras, una oportunidad única para que esta elegante clientela comprase prendas tradicionales de Loden. Fue en Mittersill donde Gabrielle Chanel se fijó en las impecables chaquetas usadas ​​por los operadores de ascensores del hotel... Una prenda que ella recordaría a principios de 1950, cuando creó la icónica chaqueta del traje Chanel, que lució en 1961 su amiga, austriaca de nacimiento, la actriz Romy Schneider.


    Françoise-Claire Prodhon

    La actriz Romy Schneider durante un fitting con Gabrielle Chanel en 1961  
    Foto Giancarlo Botti ©BOTTI/STILLS/GAMMA

  1. 1
  2. 2
  3. Página siguiente